Saltar la navegación

La conjunción

CLASIFICACIÓN DE LAS CONJUNCIONES

Las conjunciones son palabras que no tienen variaciones en su empleo, aunque cumplen en las oraciones la función de relacionar algunos de sus elementos, haciendo que toda la oración adquiera un sentido expresivo completo. Ej. Debes hacerlo aunque no quieras

Las conjunciones se clasifican en diversos grupos, atendiendo a la función que cumplen en el relacionamiento de los componentes de una oración. Hay dos clases de conjunciones: coordinantes y subordinantes.

Conjunciones coordinantes: relacionan elementos de la misma categoría sintáctica, que pueden ser: dos o más elementos de una oración (dos sujetos, dos complementos directos, etc.) Ej. Los médicos y los abogados ganan mucho dinero (dos sujetos), pedimos pollo y pan de maíz (dos complementos directos)

Dos proposiciones que, juntas, forman una oración compuesta por coordinación. Ej. Terminé el informe y me fui a casa, me gustaría tomar más cursos, pero no tengo el tiempo.

Las conjunciones coordinantes se subclasifican en:

Copulativas: indican suma o adición: Y, E, NI, QUE

YE integran dos complementos en la acción del verbo: Fuimos a Londres y a París, entra y siéntate, hamburguesa, papas y jugo.

Cuando la palabra siguiente comienza por I, se sustituye Y por E para evitar el efecto cacofónico: Ej. Eres necio e ignorante; no puedes mezclar peras e higos. Juan e Iván.

NI cumple la misma función entre proposiciones negativas. Ej. No fuimos a Neiva ni a Pasto, ni come ni deja comer.

QUE funciona como conjunción cuando no resulta viable sustituirla por CUAL (precedida del artículo que corresponda); porque si eso es posible, no se trata de la conjunción sino del pronombre que: Estoy esperando que vengas (conjunción); el libro del que (del cual) estamos hablando (pronombre).

Ej. El profesor dijo que venía en la tarde.

Disyuntivas: Al unir las oraciones o las palabras, expresan una elección entre opciones: son O, U, SEA, BIEN.

O Ej. tendrá que elegir entre viajar a Londres o a París Tendré que esperarla, sea que venga o no, hamburguesa, papas, gaseosa o jugo, ¿Vas o vienes?

U cuando la palabra siguiente comienza por O, se sustituye ésta por U. Ej. Tiene que elegir entre uno u otro, Grecia u Holanda.  

Bien Ej. puedes tomar el sol bien en la terraza, bien en el jardín. 

IMPORTANTE: Es bastante frecuente la acumulación incorrecta de las conjunciones Y con O; pretendiendo con ello cubrir tanto la alternativa como la oposición: Vendemos productos argentinos y/o brasileños.

Se trata de un empleo claramente incorrecto, por cuanto esas conjunciones expresan contenidos idiomáticos totalmente incompatibles. Ej.

Vendemos productos argentinos y brasileños.

Importaremos productos argentinos o brasileños.

Adversativas: presentan opciones excluyentes y contrapuestas. Ej. aunque, pero, mas, empero, sino, siquiera y las expresiones al contrario, antes bien, si bien, no obstante, sin embargo.

Iré a clase, aunque esté lloviendo.

Creo que son hermanos, pero no estoy seguro.

Desearía complacerte, mas no me es posible.

No pude lograrlo, empero haya hecho todo lo posible.

No llegué tarde a propósito, sino porque me quedé dormido.

No me han quedado ni siquiera unas moneditas.

No estoy equivocado, al contrario, tengo razón en lo que digo.

No ignoraba de qué estaba hablando, antes bien, estaba plenamente informado.

No es una mala película, si bien tampoco es una obra maestra.

Procuraré recibirlo, no obstante tener mi agenda completa.

Me aseguré que vendría, sin embargo todavía no ha llegado.

Nota: Debe distinguirse claramente la conjunción adversativa MAS (sin tilde), del adverbio de cantidad MÁS. Ej. cuando más quería, me gustaría ir al cine, mas no tengo dinero.

Distributivas: indican que las acciones se alternan por razones lógicas, espaciales o temporales: uno... otro..., aquí... allí, bien... bien..., ya... ya..., etc.

Está absolutamente inquieta: ya va, ya viene.

Ya entra, ya sale. Me da lo mismo, sea que llueva, sea que no.

Unas veces canta, otras llora.

Conjunciones subordinantes: solo unen dos o más proposiciones que forman una oración compuesta por subordinación. En las oraciones compuestas subordinadas hay una proposición principal (independiente) y una (o más) proposición subordinada (sintácticamente dependiente de la proposición principal).

Lo sé porque él me lo dijo.

Lo sé. – proposición principal (independiente) porque – conjunción subordinante él me lo dijo. – proposición subordinada (dependiente)

IMPORTANTE: La diferencia principal entre las oraciones compuestas coordinadas y las subordinadas es que en las coordinadas tenemos dos o más elementos con autonomía sintáctica y semántica. En cambio, en las subordinadas tenemos, por lo menos, un elemento que depende de otro sintáctica y semánticamente.

Las conjunciones subordinantes se subclasifican en:

Completivas: la proposición subordinada es el objeto directo del verbo principal: que, si. Ej.

Me prometió que llegaría a tiempo.

Le preguntó si estaba interesada.

Causales: unen la subordinada que expresa causa a la principal: porque, ya que, puesto que, como. Ej.

No ignoraba de qué estaba hablando, porque estaba plenamente informado.

Lo recibí con todo gusto, pues me interesaba oír su opinión.

No me sorprendió lo dicho, puesto que ya lo sabía.

No va porque no quiere.

Consecutivas: unen la subordinada que expresa consecuencia a la principal: luego, así que, conque, de modo que, tan… que…, tanto… que…

Pienso, luego existo.

Tanto gritó que se quedó sin voz.

Comparativas: la proposición subordinada se compara con la principal: así como, tal como, igual que, mejor que, peor que, tanto como…Ej.

Le atrae tanto el estudio como los deportes.

Lo interesa la música así como la literatura.

Le diré cuatro frescas, como que me llamo Juan.

Finales: la subordinada expresa la finalidad de lo que dice la principal: para (que), a fin de que…Ej.

No piensa en eso para estar tranquila.

Es necesario estudiar para enriquecer nuestros conocimientos.

Practico la computación porque me gusta.

Siempre hay que mantenerse mentalmente activo, a fin de superarse permanentemente.

Planificaron todo cuidadosamente con el fin de que nada fuera a fallar.

Concesivas: la proposición subordinada expresa una restricción de lo que expresa la principal: aunque, si bien, por más que, a pesar de que

Aunque Ana le diga que no, ella va a ir.

Por más que lo niegues, no te creo.

Me propongo resolver este problema aunque me lleve horas hacerlo.

Ya estamos todos presentes, por consiguiente podemos iniciar la reunión. Ya estamos todos presentes, así que podemos iniciar la reunión.

Condicionales: la subordinada expresa una condición de la que depende la principal: si, siempre que, con tal que, con sólo que. Ej.

Si todo sale bien, seré millonario.

Lo haría con tal que sus hijos no se enteraran.

Le avisaré, si llego a tiempo.

Le diré eso siempre que me escuche.

Trataré de detenerlo con tal que lo alcance.

Debería guardar reserva una vez que se lo hayamos explicado.

Temporales: unen a la principal la subordinada que expresa tiempo: cuando, después que, antes de que, mientras, tan pronto como, a medida que. Ej.

Cuando leía, le temblaban las manos.

Se fueron antes de que saliera el sol.

Trataré de llegar a mi casa antes de que comience a llover.

Te llamaré por teléfono después de almorzar.

Iré a tu casa en seguida que termine mi horario de trabajo.

Lugar: unen a la principal la subordinada que expresa lugar: donde, adonde, de donde, por donde. Ej. Se fue por donde vino, El cartapacio donde pusiste los documentos está roto.

Modo: unen a la principal la subordinada que expresa la manera en que se realiza la acción: como, según. Ej. Cociné como pude, Llené la solicitud según las instrucciones, según las instrucciones lo estipulan.

Actividad de refuerzo: Identifique las conjunciones

Actividad de refuerzo: Conjunciones - Escoge la respuesta correcta